Carl Rogers e a Terapia Centrada no Cliente

Puedo pensar en al menos dos razones porqué Rogers no puso en
mayúsculas “la terapia centrada en el cliente”.

Durante toda su vida, Rogers evitó darle una “marca” a su enfoque. El
odiaba la palabra “Rogeriano”. Hasta mmuy tarde en su vida, el se
resistió a todos los intentos de formar institutos centrados en el
cliente o centrados en la persona, o programas de formación o
asociaciones. A él le preocupaba que esas organizaciones fijarían el
enfoque en el tiempo, en vez de evolucionar y crecer con la
experiencia y los nuevos descubrimientos de la investigación. Él
quería evitar las fallas del psicoanálisis con todas sus peleas y
cismas sobre la ortodoxia y la innovación. ÉL tendía a ver la terapia
centrada en el cliente no como un enfoque con un set particular de
técnicas, que lo pusiera al margen de otros enfoques, sino como
una “orientación” consistente en un set de actitudes y
predisposiciones (las condiciones básicas), una orientación que
personas de muchas escuelas de pensamiento pudiesen incorporar. Haber
puesto en mayúsculas la Terapia Centrada en el Cliente, la mayúscula
hubiese sido contraer un compromiso fundamental de su parte, -en vez
de evitar poner sus ideas en piedra-, desanimar a sus seguidores y
discípulos, en vez de hacer que el enfoque siga creciendo y
cambiando. Si esto fué o no una sabia estrategia puede ser debatido,
pero él fue bastante consistente en esto.

Segundo, no pienso que él sentía como si tuviese un derecho a
registrar la “marca” de la terapia centrada en el cliente. Tal como
él dijo en 1942, en Counseling and Psychotherapy, que el enfoque “no-
directivo” que estaba presentando era solo un ejemplo de las
orientaciones mas nuevas en psicoterapia, así mismo él habría
reconocido en 1951 que él y sus colegas de Chicago no tenían el
monopolio de la terapia centrada en el cliente; otros habían
contribuido al desarrollo del enfoque centrado en el cliente, y otros
que no se identificaban a sí mismo como centrados en el cliente per
se podían sin embargo estar centrados en el cliente a su manera.
Siendo una persona relativamente humilde (aunque ciertamente hubo
contradicciones en esto), él se hubiese sentido pretencioso de
comenzar la Terapia Centrada en el Cliente con mayúsculas.

Estoy ahora curioso por ver si mas tarde en su vida él habrá puesto
en mayúsculas “centrado en el cliente” o “centrado en la persona”. No
pienso que haya pasado, pero al final de su vida él se preocupaba
menos acerca de estos temas, y empezó a permitir proyectos CSP que
usaran su nombre y se volvió menos resistente a organizaciones
centradas en la persona; sería interesante ver si él usó mayúsculas
para el ECP en sus últimos escritos.

Howard Kirschenbaum
Professor Emeritus, Department of Counseling and Human Development
Warner Graduate School of Education and Human Development
03-Jun-2008

Anúncios

2 thoughts on “Carl Rogers e a Terapia Centrada no Cliente

  1. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
    Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
    Hoy puede ser ciencia ficción…tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar…hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
    Carlos González
    P.D Mi blog es: http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s